miércoles, 24 de junio de 2015

Telde


Telde es un municipio del este de la isla de Gran Canaria, la primera ciudad fundada por los castellanos en Gran Canaria, en la capital del antiguo Faycanato, por lo que es conocida como “Ciudad de los Faycanes”. El Patrón de la ciudad es San Juan Bautista, que hoy celebra su fiesta.

Basílica de San Juan Bautista


En el municipio cabe destacar la Basílica de San Juan Bautista, el sitio arqueológico de Cuatro Puertas o el Barranco de Los Cernícalos, entre otros.


Barranco de Los Cernícalos

 

El escudo aprobado el 30 de agosto de 1964 es el siguiente: “Escudo cortado. Primero, de azur, sol de oro, acompañado de llave y báculo de lo mismo. Segundo, de gules, castillo de plata. Al timbre, corona real abierta. Bajo la punta, cinta de plata con la leyenda “Fortunatarum Prima Civitas et Sedis” en letras de sable”. 

 

 

El primer campo y la leyenda representan la creación del primer obispado de Gran Canaria en la ciudad de Telde a finales del siglo XIV. El segunda, simboliza la Torre de Gando, una de las primeras construcciones de los conquistadores en la isla.


jueves, 4 de junio de 2015

Casona de los Marqueses de La Quinta Roja

La casona de los Marqueses de La Quinta Roja constituye un inmejorable ejemplo de la arquitectura doméstica tradicional del barroco insular. Se ubica en el mismo conjunto monumental de la Villa y Puerto de Garachico, junto al antiguo convento de San Francisco, la Casa de Los Condes de la Gomera, el ayuntamiento y a la iglesia de Santa Ana, y constituye uno de los referentes históricos de todo un entorno urbano. 



Debe su nombre a don Cristóbal de Ponte y Llanera, primer Marqués de La Quinta Roja, Caballero de la orden de Alcántara, Alguacil mayor de Tenerife y maestre de campo del tercio de daute y descendiente directo de don Cristóbal de Ponte, banquero genovés, agraciado por el adelantado Alfonso de Lugo en el reparto de tierras  tras finalizar la conquista de la isla.



Su primera fábrica data del Siglo XVI, aunque fue reedificada a mediados del Siglo XVII, coincidiendo con la otorgación del marquesado por Real Cédula del rey Don Carlos II. La casa no fue afectada directamente por la erupción de 1706, fecha clave y punto de inflexión en la historia de la Villa, aunque si sufrió un posterior incendio de cierta entidad. Enseguida se comienza la reedificación que parece estar finalizada en octubre de 1709, fecha en que las monjas Concepcionistas se refugian en la Casa del Marqués de La Quinta Roja, su protector. Acabado su nuevo convento en 1749, se trasladan a él tras cuarenta años de habitar un sector de la casa.

*Extraído de la web del Hotel Rural, en el que se ha convertido actualmente la casona.

miércoles, 8 de abril de 2015

DEP


El Blog Heráldica Canaria desea expresar sus condolencias por el fallecimiento de S.A.R. Kardam Sajonia-Coburgo-Gotha y Gómez-Acebo, Príncipe de Tírnovo, e hijo de S.M. el Rey Simeón II de Bulgaria. DEP.


jueves, 19 de marzo de 2015

MANIFIESTO DE APOYO A DOM DUARTE DE BRAGANÇA

CITA ÍNTEGRA DEL BLOG "SALÓN DEL TRONO".


La lectura del comunicado del Instituto de la Nobleza Portuguesa, nos ha provocado los sentimientos encontrados de: "por fin", y, al mismo tiempo, la sensación de que no es suficiente. Decimos que no es suficiente porque somos nosotros, los partidarios monárquicos de S.A.R. Dom Duarte, Duque de Braganza y Jefe legítimo de la Casa Real Portuguesa, quienes tenemos que defender su causa y una estructura que durante muchos años ha conseguido, mejor o peor, que la palabra monarquía pudiera ser pronunciada en Portugal.

En una primera lectura se puede apreciar que le fueron retirados al Dr. D. Pedro José Folque de Mendoça Rolim de Moura Barreto, sus títulos de nobleza de Duque de Loulé, Conde de Vale de Reis, etc., que habían sido previamente registrados en el antiguo Consejo de la Nobleza por su padre D. Alberto, Vº duque de Loulé, quien, para hacerlo, tuvo que reconocer por escrito (de acuerdo con los estatutos y reglamentos de la institución) que el Jefe de la Casa Real Portuguesa era S.A.R Dom Duarte, Duque de Braganza.

Durante algunos años el Sr. Dr. Pedro Moura Barreto, se presentó como cabeza de un movimiento cívico, según sus palabras; pero, en los últimos tiempos, ese movimiento se ha transformado en pretensión dinástica.
Algunos siguen diciendo que esta nueva actitud ha sido alentada por la influencia del Ingeniero Nuno da Câmara Pereira, y que el Dr. D. Pedro se deja influir por esas ideas. Pero parece ser que eso ya no es así.
A nadie se le ocurre asistir a una ceremonia de gala en España, como Gran Maestre de la Orden de San Miguel del Ala (con su collar), con la placa de la Orden de Nossa Sra. da Conceição de Vila Viçosa (de la que se arroga también el Gran Magisterio), con la Banda de la Orden de Avis, y con una miniatura de la Orden de Cristo en la que se puede ver claramente la corona real. 
Nadie porta estas órdenes sin saberlo, ni cabe la posibilidad como disculpa de que lo haga por imposición de otro. Sobre las Órdenes de Cristo y de Avis, restauradas por la república, no nos compete hacer comentarios, les competerá a otros... Un hombre de 58 años ya piensa por sí mismo, por lo que todos llegamos a la conclusión de que todo esto ha sido previamente orquestado, aunque lo que nos parece más grave es la ausencia de respuesta y reacción por parte de todos los monárquicos, QUE APOYAN AL ÚNICO JEFE DE LA CASA REAL PORTUGUESA, EL SEÑOR DOM DUARTE, DUQUE DE BRAGANÇA, con respecto a las acciones llevadas a cabo en los últimos años por el Dr. D. Filipe Folque de Mendoça, Conde de Rio Grande, último hijo del 5º Duque de Loulé, D. Alberto. 
En los últimos años hemos asistido a una pasividad incomprensible entre las instancias que apoyan al legítimo Jefe de la Casa Real, ante las citadas "recuperaciones de Órdenes" por parte del Dr. D. Filipe Folque Mendoça. Mucho se  ha dicho y comentado por escrito: "son devaneos de este señor", "son tonterías"; pero la verdad, o mejor dicho, la realidad, es muy diferente. Poco a poco van generando confusión  e incluso dañando un trabajo de años en favor de la Casa del Señor Dom Duarte.
La libertad de acción de este señor es tanta, que llega al punto de presentar en  sus diplomas, que por cierto confiere a ojos de todos, el texto: “Dom Filipe, por Graça de Deus Dinasta da Casa Real de Portugal”, concediendo títulos de “Cavaleiro”, “Comendador”,“Gran-Cruz” y otras cosas más, colocando en sus diplomas las Armas Reales plenas de Portugal, con un lambel y una corona de Duque. Las órdenes a las que nos referimos son: La Orden de San Sebastián de la Flecha y la Real Orden de la Trinidad, las cuales ya proliferan por el mundo.
Pero lo que no pueden comprender los verdaderos monárquicos, es que estas acciones hayan llegado al punto de que se realicen alegatos enalteciendo, divulgando y publicitando la causa de la "legitimidad" que ellos mismos dicen defender, llegando incluso a concebir la publicación de un libro donde defienden, abiertamente, la causa de la Casa Loulé como la del Jefe de la Casa Real Portuguesa, citando en varias ocasiones en esta obra al: “Sereníssimo Senhor Dom Filipe, Conde de Rio Grande, como Representante de una Rama que está en la primera linea de sucesión a la Corona de Portugal”… o … “La Orden reconoce como Miembros Dinastas de la Casa Real de Portugal y de la Serenísima Casa y Dinastía de Bragança, a los Serenísimos Señores Duque de Loulé y sus hijos”…
Esta publicación, junto a una exposición, vio la luz en 2014 con gran pompa y circunstancia, promovida por su autor, el Dr. D. Alfredo Côrte-Real, partidario, defensor y promotor del Dr. D. Filipe en sus pretensiones desde la Casa de Loulé durante largos años. Contó con el apoyo de la Câmara Municipal de Barcelos, que la mantuvo abierta a todos los interesados durante cerca de un mes en las dependencias de la propia Cámara. Del mismo modo el libro fue ampliamente publicitado por el propio autor Dr. Alfredo Côrte-Real, especialmente a través de facebook, proliferando en su propria página fotografías de toda la exposición, entre ellas, condecoraciones fungidas por la Casa de Loulé, que se mostraban junto a otras como las de Malta o del mismo Santo Sepulcro, claramente defensora de dicha Casa de Loulé.  En la presentación, sentado junto al Dr. D. Alfredo Côrte-Real estaba el Coronel Feijó, distinguido caballero y Embajador de la Orden de Malta. La pasividad de todos los monárquicos partidarios de S.A.R. Dom Duarte ha sido excesiva a todas luces teniendo en cuenta tamaños acontecimientos. Es cierto que de nuevo surgieron algunos comentarios: “son devaneos de este Señor”, “son tonterías”; pero siempre en escaso número. Lo curioso es que si se tratara de una simple “inmundicia” dentro del movimiento de S.A.R. Dom Duarte, por qué aparece después como un vendaval que magnifica las pretensiones de estos señores. Últimamente la disculpa es: “são uns espanhões”. Meus Senhores, acordemos!
Como vuestros ojos y alma monárquica podrán ver, lo que refleja ese citado libro publicado por el Dr. D. Alfredo Côrte-Real, es que se habla de tres órdenes: la Orden de San Sebastián de la Flecha, la Real Orden de la Trinidad y la Orden de San Miguel.
"La Orden de San Sebastián de la Flecha aparece a partir de enero de 1994, cuando es restaurada por el señor D. Felipe, mediante la autorización expresa y poderes otorgados por su augusto padre, el Serenísimo Señor Don Alberto, Duque de Loulé, promoviendo su registro en instancias oficiales".
Pero hagamos aquí un paréntesis y hablemos sobre su lealtad y la congruencia de sus acciones. ¿Hablan de enero de 1994?. Fue en abril de 1994 cuando el antiguo Consejo de la Nobleza reconoció a  D. Alberto el título de Conde de Río Grande, como su segundo titular (el título fue concedido por vez primera en 1689)  por “Albalá de 30-4-1994, nº 1491, Procº 1340 del Consejo de la Nobleza, por demostrar ser el 10º nieto de un primo en 2º grado del 1º Conde de Rio Grande” … y como todos sabemos, para solicitar cualquier registro o reconocimiento en el antiguo Conselho de Nobreza, de acuerdo con sus estatutos y reglamentos, es condición necesaria la presentación de una carta escrita (anexada a toda a documentación), donde se reconozca S.A.R. el Señor D. Duarte, Duque de Bragança, ¡COMO JEFE DE LA CASA REAL PORTUGUESA!.Las conclusiones quedan al raciocinio de cada uno.
Prosigamos con el texto de la obra del Dr. D. Alfredo Côrte-Real “…manteniendo desde entonces, la denominación de Orden Militar de San Sebastián de la Flecha” …”Por Carta datada el 19 de julio de 1999, el Serenísimo Señor D. Alberto, Duque de Loulé, confirma la autorización dada años atrás a su hijo, el Señor D. Filipe, para que procediese a su registro y asegurase el funcionamiento de la Antigua Orden de San Sebastián de la Flecha, declarando expresamente que él [D. Filipe], y sus sucesores serían perpetuos Administradores, como Representantes de una Rama de Nuestra Casa que está en la primera linea de sucesión de la Corona de Portugal. Este documento vino a clarificar cualquier duda sobre la legitimidad de su «Fons Honorum»” … “Entre los años 1996 y 2003, la Orden permanece durmiente, hasta que, por Carta de 20 de enero de 2004, el Señor D. Filipe reactiva la Orden, reafirmando su carácter de Orden Dinástica, para premiar méritos y  distinguir con ella a aquellos que más se hubieran señalado por Distintos Servicios al  Bien Común y a su Casa".
Y por lo que respecta a la Real Orden de la Trinidad:  “A 10 de julio del año 2003, el Serenísimo Señor Dom Filipe, Conde de Rio Grande, usando de las prerrogativas conferidas por Su Augusto Padre, el Serenísimo Señor Dom Aberto, Duque de Loulé, Jefe de la Línea Dinástica Constitucional de la Casa Real de Portugal (como representante de los derechos personales e dinásticos que recaían en la línea de Su Augusta Abuela, Su Alteza la Señora Infanta Dona Ana de Jesús María de Bragança y Borbón, hija del Rey Dom João VI y de la Reina Doña Carlota Joaquina de Borbón), consideré, conforme al proyecto de su Augusto Abuelo, el Rey D. João V, establecer la Orden  de la Trinidad como Orden de su propia Casa. Esta Orden, establecida a mayor Honra e Invocación de la Santísima Trinidad, tendrá la denominación de Real Orden de la Trinidad, y la dignidad de Orden de Collar conforme al uso y al estilo de las Casas Reales de Europa. Tendrá también el carácter de orden dinástico-familiar, y su gobierno será ejercido por un Consejo a cuya cabeza estará un miembro dinasta de la Casa Real de Portugal, a quien se le atribuirá el título de Gran Maestre Gobernador, dignidad que actualmente pertenece al Serenísimo Señor Dom Filipe, Conde de Rio Grande, como representante de la rama que está en la primera línea de sucesión de la Corona de Portugal. Conforme a sus estatutos, la Orden reconoce como miembros dinastas de la Casa Real de Portugal y de la  Serenísima Casa y Dinastía de Bragança, a los Serenísimos Señores Duques de Loulé y a sus hijos, que estuvieran en la primera línea de sucesión de la Casa Real, tras la muerte del Rey Dom Manuel II”…
Y sobre la Orden de San Miguel dice: "El Gran Maestre de la Orden de San Miguel del Ala es el Rey de Portugal”… “La Orden de San Miguel del Ala, (OSMA), tiene el reconocimiento del Serenísimo Señor Dom Pedro, Duque de Loulé, en su condición de Protector,  y jefe de la Línea Constitucional de la Casa Real de Portugal, que habitualmente está presente en sus ceremonias y en sus actos.”
Despertemos y actuemos. Cada uno de nosotros, monárquicos, verdaderos partidarios del Sr. Dom Duarte único Jefe de la Casa Real Portuguesa, debemos defender su causa y que nunca se olviden las acciones del Dr. D. Filipe, Conde de Rio Grande, que con el fuerte apoyo del Dr. D. Alfredo Côrte-Real ha logrado alcanzar posiciones muy superiores a las de su hermano.
El presente manifiesto no está firmado, porque debería estarlo por todos los monárquicos que apoyan al único Jefe de la Casa Real Portuguesa, el Señor Dom Duarte, Duque de Bragança. Por eso pedimos a todos los partidarios de S.A.R. el Sr. Dom Duarte, que divulguen este documento. Si lo haces es porque eres su defensor.
¡Viva S.A.R. Dom Duarte, Duque de Bragança y único Jefe de la Casa Real Portuguesa!
¡Viva la Monarquía!. ¡Viva Portugal!

(Traducción del portugués: Salón del Trono)

lunes, 16 de febrero de 2015

Diferencias (I)

Varios ejemplos de diferencias entre el escudo heráldico oficial de algunos cabildos canarios y el “logotipo” elegido como emblema representativo, que nunca debe sustituir al escudo.